Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.

La influencia de un Tipster en tus apuestas

La influencia de un Tipster en tus apuestas

Cómo un Tipster puede contribuir (o no) a tus apuestas.

por Academia   |   comentarios 0

Obtener un poco de ayuda nunca está de más, ¿verdad? Ya sea de un compañero en el servicio o de un socio universitario, obtener información, consejos y apoyo es de gran ayuda para nuestro éxito. En las apuestas hay personas que también hacen eso, y se les llama Tipsters.
 
¡Forma parte de nuestro canal en Telegram - Haciendo Clic AQUÍ!
 
Es como un contrato de servicio. Usted paga para recibir consejos de apuestas y, a cambio, ellos buscan brindarle lo mejor que sucederá en un deporte o mercado específico ese día. Puede que estés pensando que esta es una gran idea, y realmente no lo es, pero como todo lo demás en la vida, hay pros y contras.

 
¡Consulta todos los PARTIDOS DE HOY y siguelos en vivo!
 
Como nuestra idea es ir directa al grano, empecemos por lo siguiente: hay grandes médicos, profesores, ingenieros, etc., además de profesionales de todas estas áreas que dejan mucho que desear. En las apuestas no es diferente, y lo que es más, hay una multitud que quiere ganar además de tu buena fe. Al mismo tiempo, no podemos dejar de señalar que existen apostadores muy competentes, que se comprometen a brindar un servicio de respeto y calidad, haciendo que cada centavo de su inversión valga la pena.
 
Lo que recomendamos es no ser “rehén” de ellos. No realice sus apuestas solo con los consejos recibidos de estos profesionales. Lo ideal es el término medio, es decir, rastrear el mercado, encontrar apuestas de valor, buscar información sobre un evento y usar estos consejos como termómetro, para saber si estás teniendo un buen análisis. Además, esto te dará más confianza, pudiendo estar de acuerdo o en desacuerdo con lo propuesto, además de tener un conocimiento profundo de las habilidades del tipster contratado.
 
Muchos jugadores reclaman falta de tiempo en su día a día, algo absolutamente comprensible, y esta es una gran alternativa para que no te pierdas de hacer tus apuestas. Ellos estarán “trabajando” para usted, brindándole información relevante. Obviamente tendrá que haber mucha confianza, ya que es su dinero el que está en juego. Es por eso que no nos gusta la idea de depender de un canal o de un profesional de las apuestas, ya que esto también dificulta su capacidad como apostador, dejándolo un poco “vago” para aprender, verificar eventos y aprovechar buenas oportunidades.
 
Y tenga en cuenta que las apuestas funcionan casi las 24 horas en todo el mundo. En algún lugar del planeta habrá competencia. Algunos tipsters están especializados en ciertas disciplinas, otros hacen un repaso de todo. Tendrás que estar preparado para recibir propinas y aplicarlas, tanto de madrugada, como para las carreras de caballos (este mercado es bastante fuerte por la mañana), como para eventos que se ejecutan en vivo todo el día, requiriendo que ingreses al mercado en ese momento para disfruta de una apuesta de valor. No olvides que solo serán un aporte, pero el éxito seguirá dependiendo mucho de tu propio esfuerzo, de la forma en que apliques tus métodos, tu gestión, tu capacidad mental, etc.

El mercado de las apuestas está creciendo enormemente y cada vez más casas de apuestas y pronosticadores ofrecen sus servicios. Ya sea en Telegram, Twitter, Instagram, Whatsapp o sus propios sitios web, estas personas encontraron una gran fuente de ingresos. Algunos tienen cientos de miles de seguidores y la cantidad que se cobra varía mucho. No podemos llamar “profesionales” a todo el mundo, porque como mencionamos en el artículo, hay de todo, geniales y terribles.
 
Pero su importancia en medio de las apuestas es innegable y es muy interesante ver cómo van evolucionando y ofreciendo sus servicios. Hay muchas ofertas, así que busque, evalúe, vea comentarios, busque indicaciones, verifique los resultados y luego confíe en algún tipster. Él podrá ayudarte a evolucionar, ganar algo de dinero y ser un verdadero socio.